Barrio Gótico. La Barcelona Romana. El Call (Barrio Judío)

Esta es la primera de una serie de rutas por Barcelona que publicaremos en nuestro blog.

El recorrido, que está pensado para una duración de unas tres horas, bien nos podría ocupar toda un día si quisiéramos visitar los museos, templos, anticuarios y tiendas de todo tipo, que encontraremos a nuestro paso. Aquí podéis descargaros el mapa de la ruta.

Este paseo recorre el Barrio Gótico, la Barcelona Romana, y el antiguo Call (Barrio judío) de la ciudad.

El punto de partida lo situamos en La Plaza de Cataluña, la tercera plaza más grande de España y lazo de unión entre la Barcelona Antigua y el Ensanche de la ciudad. En el subsuelo de la plaza, en la parte sur, se encuentra ubicada la Oficina de Información, en la que antes de empezar a caminar nos podremos aprovisionar de cuanta documentación juzguemos oportuna.

Empezamos a bajar por las Ramblas, avenida emblemática de la ciudad que une la Plaza Cataluña con el mar. En la parte derecha del paseo central encontramos en su inicio la Fuente de Canaletas, donde se reúnen los “culés”, seguidores del Futbol Club Barcelona, para festejar las victorias, tras los partidos. Se dice que quién bebe de esa fuente, regresará a Barcelona.

Seguimos por esta avenida, siempre animada y repleta de paseantes, de estatuas humanas, puestos de flores, quioscos, y terrazas de bares, hasta la Calle “Portaferrissa”, (segunda bocacalle a mano izquierda). Entramos por esta vía comercial y a mano derecha enseguida torcemos por la Calle de “Petrixol”.

Es la calle de Petrixol, una de las calles comerciales con más encanto de la ciudad, estrecha y recoleta está llena de comercios, algunos de ellos artesanales, salas de exposiciones y granjas como “Dulcinea” o “La Pallaresa”, en las que se puede degustar el mejor chocolate a la taza de la ciudad. Es un buen lugar para sentarse (si se encuentra sitio, pues siempre están abarrotadas) para tomar un “suizo”, un plato de nata o de mató, o cualquier dulce especialidad de la casa.

Termina la calle “Petrixol” en la Plaza del “Pi”., Tanto esta plaza como su contigua la de “Sant Josep Oriol” suelen estar siempre concurridas, y sus terrazas de café invitan al descanso para contemplar el deambular de la gente en un ambiente sereno y relajado. Frente a la fachada de la iglesia del “Pi” suelen instalarse pintores exhibiendo su obra, y mercadillos de productos artesanos, por lo general los fines de semana.

La iglesia de Santa Maria del Pi, con su gran rosetón,  merece un punto y aparte. Fue construida en el siglo XIV en estilo gótico catalán. Al reconstruirse tras un incendio, su estilo devino más purista pasando a ser su fachada principal gótica y la posterior neogótica.

Seguiremos nuestra ruta por la Calle de la “Palla”, en ella además de encontrarnos con una interesante librería de lance, galerías de arte, y brocanters,  podremos también contemplar restos de la antigua muralla romana.

La calle de la “Palla” desemboca en la Plaza Nueva, unida  a la Avenida de la Catedral.

En este espacio conviven la cultura romana representada por los restos de la muralla y el acueducto, el estilo gótico que podemos admirar en la catedral, y las tendencias modernas representadas por los frisos de Picasso en la fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña.

Una vez vista y fotografiada la fachada de la catedral, comenzamos a subir por la Calle del “Bisbe”, enseguida torcemos por la primera bocacalle a la izquierda, Calle Santa Llúcia, inmediatamente nos encontramos ante la Casa de l’Ardiaca, podemos entrar para admirar su patio en forma de claustro con un surtidor en el centro, en el que para el día del Corpus, se coloca el L’ou com balla (Una tradición local que consiste en hacer bailar un huevo vacío sobre el chorro de agua de la fuente, decorada con flores y cerezas).

En la portada renacentista destaca el buzón del arquitecto modernista  Domenech i Montaner realizado en 1902 y que representa a la justicia.

Volveremos a la Calle del Bisbe, para dejarla enseguida y adentrarnos por una pequeña calleja  esta vez a la derecha: la Calle Montjuich del Bisbe que termina en la recoleta Plaza de San Felipe Nerí donde se encuentra la iglesia barroca del mismo nombre.

Desde allí por la Calle San Severo llegamos de nuevo a la Calle del “Bisbe”, donde encontramos la entrada al claustro de la catedral, que bien merece una visita. Desde el claustro se puede acceder al interior de la catedral. Es  curioso ver pasearse, plácidamente por el interior en la zona ajardinada, a 13 ocas acostumbradas a los flashes de los numerosos turistas que las visitan. En uno de los surtidores podemos admirar una bella escultura de Sant Jordi patrón de Cataluña, en el otro en la Fiesta del Corpus Christi se instala L’ou com balla”.

Tras la visita al claustro, seguimos por la calle del “Bisbe”, pasando bajo el Pont del Bisbe(Puente del Obispo), uno de los puntos más fotografiados de Barcelona y llegamos a la Plaza de Sant Jaume, donde conviven frente por frente el Ayuntamiento de la ciudad y la sede de la Generalitat de Cataluña.

En la plaza tomaremos la calle Paradis, es ahí donde comenzó a edificarse el primer asentamiento romano de la antigua Barcino, esta zona está situada en una ligera loma: el Mont Taber, cuya altura de 16,9 m. sobre el nivel del mar nos indica una placa situada en la fachada del actual Centro excursionista de Barcelona, en cuyo interior podemos ver las columnas del antiguo templo romano dedicado a Augusto.

Continuamos hasta tomar la Bajada de Santa Clara que nos lleva hasta la Plaza del Rey. Podemos decir que esta es la zona más noble de la Barcelona antigua. En esta plaza se levanta el Palacio Real Mayor, residencia inicialmente de los Condes de Barcelona y posteriormente de los Reyes de la Corona de Aragón. Se compone de la Capilla de Santa Ágata, el Palacio delLloctinent y del Salón del Tinell, siendo en este salón donde se dice tuvo lugar la entrevista entre los Reyes Católicos y Cristóbal Colón, tras la llegada de éste último  de su primer viaje a América en 1493.

Por la Calle Veguer seguimos hasta la Calle de Llibretería, seguimos por ésta atravesando de nuevo la Plaza de San Jaume, allí tomaremos la calle del Call y por su primera bocacalle a la derecha seguimos por la estrecha callejuela de Sant Domenech del Call, estamos ahora en el antiguo Call de la ciudad, o barrio judío. Giraremos a la izquierda por la Calle Marlet donde se hallan los restos de la antigua Sinagoga romano medieval, seguimos por la Calle del Arco de San Ramón, para volver a salir a la Calle del Call, y continuamos por esta vía, antiguo centro del barrio judío, hasta tomar la calle Raurich.

Pasamos por la tradicional tienda “El Ingenio” que data de 1838, hasta llegar a la Calle Ferran, actualmente peatonal. Esta  calle que une la Plaza de San Jaume con las Ramblas, es una de las arterias principales de la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX. Seguimos por esta calle dirección Ramblas, es decir habremos girado hacia nuestra derecha, hasta encontrar la Calle del Vidre, y por ella llegamos hasta la Plaza Real, pasando por delante de la Herboristería del Rey, una de las tiendas más antiguas de la ciudad, pues data de 1823.

La Plaza Real, una de las más visitadas del Barrio Gótico, da cobijo bajo sus pórticos a numerosos restaurantes y bares que sacan sus mesas al exterior, donde la gente come, bebe, toma tapas, generalmente aprovechando los rayos del sol, por lo que según la hora del día, están más concurridas las terrazas de uno u otro lado, según la orientación del sol. En el centro de la plaza está la Fuente de las Tres Gracias, sombreada por las altísimas palmeras que ornamentan la plaza. Las farolas que allí encontramos fueron diseñadas por Gaudí.

De la plaza por la Calle Colón salimos de nuevo a las Ramblas y desde allí en subida llegamos a nuestro punto de partida, la Plaza de Cataluña.

En nuestro regreso, si el horario lo permite, es aconsejable una breve visita al Mercado de la Boquería que encontraremos en las mismas Ramblas a mano izquierda. Allí la exposición de productos y la explosión de colorido harán las delicias del ya cansado paseante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone